Archivos para marzo, 2014

El doctorEl doctor Alberto Soler Montagud, médico y escritor, asegura que en las altas esferas del poder en España abunda “un estereotipo de individuos que, aunque simulen tener conciencia social, sólo actúan por sus ansias de acumular dinero y poder. La siquiatría los llama sicópatas aunque la inmensa mayoría nunca mata (al menos directamente) como sucede con los asesinos en serie de la ficción”. Y añade: “Se caracterizan por ser mentirosos y narcisistas, manipuladores con gran encanto en apariencia aunque por dentro sean gélidos y ajenos a los afectos que fingen”. 

Adictos al poder y al dinero, son impacientes, buscan recompensas inmediatas a sus anhelos, se creen inmunes a las consecuencias de sus tropelías, rechazan normas y leyes, delinquen con facilidad sin mostrar vergüenza o arrepentimientocarecen de emociones (que no obstante fingen), muestran una nula ansiedad ante el peligro (circunstancia que les impele a actuar con premeditación y una falsa valentía que no es mas que  irresponsabilidad debida a su incapacidad para sentir temor) y eluden con frecuencia a la justiciafalseando creíblemente la realidad y negando lo que se les imputa”, señala el doctor.

Como la psicopatía es cuatro veces más frecuente en los estamentos sociales que ostentan el poder, “hay quienes deducen que el capitalismo se habría convertido en una fuente de sicopatía social al premiar ciertas características de la personalidad psicopática. No obstante, la realidad pone en evidencia que también el comunismo y otros totalitarismos dan cobijo alíderes, altos cargos y funcionarios con rasgos similares a los descritos y cuya única meta es suenriquecimiento personal.

 

 

Leer más en: El médico Alberto Soler Montagud confirma que el Estado ha caído en manos de “sicópatas” – Un espía en el congreso.

La Ciencia y sus Demonios

venimosdelmono nuestros primos primates Históricamente, una de las facetas humanas más refractarias al estudio científico ha sido la moralidad,  supuesta propiedad intrínseca y exclusivamente asociada a la presumida superioridad humana frente al resto de los seres vivos. Pero ¿es cierto que la ciencia no tiene nada que aportar y que debemos seguir dejando este complejo, pero vital aspecto humano, como coto exclusivo en donde los diversos mediadores de lo divino sigan imponiendo sus irracionales y prehistóricas opiniones como dogmas intocables?

Ver la entrada original 1.224 palabras más

El tercer chimpancéla elección de pareja sexual con fines matrimoniales o de otra índole es una pieza importante en la definición del ser humano y ha desempeñado un papel tan importante en el ascenso desde la condición simiesca como, pongamos por caso, la remodelación de la pelvis.” pág. 144

“La consideración de este tipo de hechos llevó a Darwin a renunciar a la posibilidad de atribuir la variabilidad racial humana a la selección natural, tal como él la concebía. Finalmente, Darwin desistió del intento con una sucinta afirmación:«Ni una sola de las diferencias externas entre las razas humanas cumplen una función directa ni específica». Así pues, Darwin desarrolló una teoría que le pareció más valida y, con objeto de distinguirla de la selección natural, la denominó teoría de la «selección sexual», a la que consagró todo un libro para explicarla.” pág. 166

“Darwin falleció antes que su teoría pudiera comprobarse con estudios rigurosos sobre cómo se selecciona a la pareja en la realidad. Ahora bien, en las últimas décadas han proliferado los estudios de ese tipo, cuyos resultados han sido resumidos en el capítulo anterior. Hemos visto que las personas tienden a casarse con individuos que se les parecen en casi todas las características concebibles, incluido el color del pelo, los ojos y la piel. La explicación que propongo a ese aparente narcisismo es que el desarrollo de los criterios estéticos se funda en la fijación en aquellos que nos rodean en la infancia, en especial los padres y los hermanos, así como otras personas con las que se trata muy a menudo. Ahora bien, nuestros padres y hermanos resultan ser las personas con las que tenemos mayor parecido físico, dado que compartimos sus genes. En consecuencia, la persona que sea rubia, de ojos azules y tez pálida, y se haya criado en una familia de rubios con ojos azules y piel pálida, buscará como compañero a alqguien de las mismas características, en las que cifrará su imagen la hermosura.” pág. 168-169

El tercer chimpancé

“Las parejas humanas de la mayoría de estados políticos modernos son, al menos oficialmente, monógamas, aunque con ciertas reservas; no obstante, entre los grupos de cazadores.recolectores que han pervivido hasta la actualidad, cuyas sociedades constituyen un ejemplo más ajustado del modo de vida de la humanidad durante los últimos millones de años, las costumbres sexuales son «ligeramente poligínicas». … La expresión «ligeramente poligínicas» equivale a decir que la mayoría de los hombres de las tribus de cazadores-recolectores tan solo pueden mantener una familia, aunque algunos hombres poderosos tienen varias mujeres.

cuanto mayor sea el grupo de hembras que vive con un solo macho, más enconada será la competencia entre los machos y más importante el tamaño corporal, puesto que los machos más corpulentos suelen salir vencedores de las peleas. Los humanos, especie ligermente poligínica en la que los machos son un poco más corpulentos que las hembras, encajan en este modelo. (No obstante, en cierto momento de la evolución humana, la inteligencia y la personalidad del varón adquirieron preponderancia sobre el simple tamaño, como se demuestra en el hecho de que los jugadores de baloncesto y los luchadores de sumo no suelen tener más mujeres que los jockeys o los patrones de yate.)” pág. 104-105

El tercer chimpancé“Fue la palabra hablada la que otorgó la libertad al ser humano.

Hasta el momento del gran salto adelante, la cultura humana avanzó a paso de tortuga durante millones de años. Fue el ritmo lento de la evaluación genética el que determinó el lento avance de la cultura. Después del «salto», el desarrollo cultural dejó de depender de los cambios genéticos. La cultura ha evolucionado muchísimo más en los últimos cuarenta mil años que en los millones de años previos de la historia de la humanidad, pese a la insignificancia de las transformaciones anatómicas ocurridas en ese tiempo. Si un habitante del espacio exterior hubiera venido a la Tierra en la época del hombre de Neanderthal, habría pensado que la especie humana no destaca entre las demás. ” pág. 84-85

El tercer chimpancé“Desde hace dos millones de años, varios linajes humanos coexistieron hasta el momento que uno de ellos se impuso sobre los demás. Investigaciones recientes indican que en el transcurso de los últimos sesenta mil años ha ocurrido algo semejante, y que todos los humanos actuales descendemos del ser humano que salió victorioso de la contienda. ¿Cuál fue el ingrediente cuya adquisición permitió a nuestro antecesor imponerse sobre los demás seres humanos?

Al igual que otros científicos que han especulado sobre la cuestión, me inclino a pensar que el cambio fue el desarrollo de las bases anatómicas del lenguaje hablado complejo. ” pág. 82