Luigi Luca Cavalli-Sforza en Genes, pueblos y lenguas (Capítulo 1. Los genes y la Historia)

Publicado: 8 febrero, 2015 en Bases biológicas, Bases sociológicas, Humanos
Etiquetas:, , , , ,

genes, pueblos y lenguas” ¿Existe una base científica del racismo?

No se puede negar que el racismo está muy extendido. En las situaciones de equilibrio entre naciones (cuando no hay guerras), y en su interior (cuando el conflicto entre clases sociales no es grave), lo notaremos menos. Pero las razones del desarrollo de las hostilidades entre países, regiones, pueblos, clases, religiones, grupos políticos, la llegada de gente distinta, sobre todo la inmigración masiva desde los países pobres, sacan a relucir el racismo, que se manifiesta con todo su vigor.

La naturaleza de las diferencias

Ante todo, hay que decir que no es fácil distinguir entre herencia biológica y herencia cultural… Siempre es posible que sus causas sean biológicas (las llamaremos genéticas), que se deben a un aprendizaje (las llamaremos culturales), o a las dos cosas.

Mutaciones visibles e invisibles

La expansión del hombre moderno, a partir de África, por los otros cuatro continentes, hizo necesaria una adaptación a las condiciones ecológicas, sobre todo de clima, muy distintas de las del continente de origen (con la excepción de Australia y otras regiones tropicales). La adaptación fue tanto cultural como biológica. En el tiempo que ha transcurrido desde entonces (cinco o seis decenas de miles de años, o algo más) se ha podido desarrollar una verdadera diferenciación genética.

Aunque al principio el factor más importante haya sido la adaptación climática, no debemos olvidar la selección sexual, que pudo contribuir al aspecto exterior. En cualquier caso, no cabe duda de que es una adaptación heredada biológicamente. Por desgracia, la base genética de estas adaptaciones no se conoce bien, y seguramente es bastante compleja en lo que respecta a la mayoría de los caracteres que las han determinado.

Podemos preguntarnos si las decenas de miles de años transcurridos desde la ocupación de los continentes hasta hoy han sido suficientes para que se produzca una adaptación biológica de la misma intensidad que las diferencias observadas entre los grupos. Esta adaptación pudo deberse a una selección natural muy fuerte, y es bastante verosímil que el tiempo haya sido suficiente.

Es posible que se trate de una adaptación debida a la selección natural, que requiere un plazo bastante corto, pero también es posible que el efecto se deba, por lo menos en parte, al flujo genético (matrimonios o uniones ilegítimas) con las poblaciones vecinas.

entre los individuos existe un gran heterogeneidad genética, cualquiera que sea su población de origen. Hay una regla general, cuyos detalles veremos más adelante: esta variación invisible siempre es grande en cualquier grupo, ya ea el de un continente, una región, una ciudad o un pueblo, y mayor de la que existe entre continentes, regiones, ciudades o pueblos. Así pues, la pureza de la raza es inexistente, imposible, y totalmente indeseable. Además veremos que las razas, definidas tomando como base el continente de origen, muestran unas diferencias muy reducidas si se comparan con las diferencias propias de los caracteres visibles, en los que tanto se fijaban los antropólogos de antes.”

 

 

Anuncios
comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s