Archivos para diciembre, 2015

El poder más sólido y perdurable se basa en la construcción de significados en las mentes a través de mecanismos de manipulación simbólica. En la asamblea de la CUP estaban en juego los significados. La independencia por encima de todo, incluso de los principios. O los principios por delante del sueño de la independencia. Y como en una metáfora inimaginable el resultado de la asamblea fue un empate aritmético: 1515 votos a favor de investir a Artur Mas como presidente y 1515 en contra. Más difícil, imposible. Parece que los acontecimientos que vive Catalunya son insuperables, pero al final siempre se alcanzan cotas impensables.El sociólogo Manuel Castells recuerda que “la forma en que pensamos determina el destino de las instituciones, normas y valores que estructuran las sociedades. Muy pocos sistemas institucionales pueden perdurar si se basan exclusivamente en la coacción”. Por eso, añade, “la lucha de poder fundamental es la batalla por la construcción de significados en las mentes”. Sin la construcción de marcos mentales, sería inexplicable la hegemonía del Pujolismo y de Convergència en Catalunya. Vencieron en la batalla de las ideas porque lograron imponer la percepción de que no existen alternativas, lo que resultó ser una victoria ideológica tremenda, que obtuvo una aceptación y una resignación generalizada. La relación de Esquerra Republicana de Catalunya con Convergència no puede entenderse sin esta circunstancia.Manuel Castells explica que nuestras sociedades son “contradictorias y conflictivas” y en ellas está en juego “la capacidad de los actores sociales para desafiar al poder con el objetivo de reclamar la representación de sus propios valores e intereses”. Convergència es el poder. Y la CUP hasta ahora era un contrapoder. El empate deja a la CUP en el limbo, entre apuntalar el poder o la ruptura. En juego está el relato. O mejor dicho, cuál de las múltiples hegemonías logrará prevalecer en Catalunya. La asamblea de la CUP tuvo en sus manos el relato que hasta ahora se escribía desde el Palau de la Generalitat, o desde la sede de CDC. Y al final ni una cosa, ni otra. El empate.El futuro no está escrito, pero, lo más sorprendente para nuestros descendientes será que todo lo que hemos vivido estos años en Catalunya se haya hecho pasar por normal, por algo completamente racional y defendible.

Origen: La CUP y la construcción de significados mentales

Anuncios

Los intelectuales franceses Christian Laval (sociólogo) y Pierre Dardot (filósofo) han escrito Común (Gedisa, 2015), un libro oportuno en esta coyuntura en la que, tras la desazón de la izquierda con la socialdemocracia y el fracaso de los comunismos burocráticos estatales, se contraponen los principios de lo común a los de la racionalidad neoliberal. Común es, casi, la continuación lógica del soberbio La Nueva Razón del Mundo (Gedisa, 2013), donde arrojaban luz sobre el nacimiento del neoliberalismo y su funcionamiento. Ahora intentan genealogizar y refundar el concepto de común, un principio de filosofía política y del derecho alternativo que apela a las formas organizativas de los colectivos que desde hace veinte años están intentando formas de política más participativas, de abajo hacia arriba, horizontales, municipales y con la deliberación como partida, añadiendo, incluso, nueve propuestas de aplicación política a modo de conclusión. No es extraño, pues, que sus libros hayan despertado entusiasmo en BeC -Barcelona en Comú-  o Podemos y que ellos, a su vez, estén encantados de encontrarse en Barcelona. “Es histórico, estamos donde nuestro pensamiento es aplicado”, celebran en el ático del Institut Français, donde les entrevisto.

¿Qué es lo común?

Parece sujeto a cambios dialécticos, pero lo que aparentemente coincide para determinar que algo es común es la práctica en sí, la deliberación. Pierre Dardot: Hacemos una distinción entre lo común y los comunes. Los comunes son una cuestión muy antigua, que retomamos. Insistimos en el singular, en lo común, porque es un principio político en la aserción más verdadera del término, no en el sentido de la democracia representativa, sino de la democracia política en el sentido del autogobierno, de la capacidad de los individuos de autogobernarse,. Por eso insistimos en la práctica de la deliberación y discusión. Todo esto se desprende de lo común como principio político. Frecuentemente se ha aislado los comunes en plural del común como principio y aquí algunos contemplan bolsas en el interior del capitalismo que podrían sobrevivir tranquilamente sin cuestionar su lógica. Sin embargo, si pasamos de los comunes en plural a lo común en singular, se evidencia que su aplicación exige una democracia política radical, una democracia real. Esto es lo común.

Origen: “El principio de lo común va más allá del capitalismo y del Estado” | ctxt.es

Después de más de diez años de vaivenes sobre quiénes eran y de dónde vinieron unos pequeños y misteriosos habitantes humanos de la isla de Flores, en Indonesia, la balanza se inclina cada vez más hacia el lado de los que sostienen que se trata de una especie distinta de los humanos actuales. El primer análisis sistemático de decenas de dientes hallados desde 2003 en una cueva junto a muchos otros restos fósiles indican que los hobbit, como se les conoce popularmente, tenían una dentadura tan peculiar que no son ni humanos actuales deformes, como sostenían muchos expertos, ni tampoco neandertales u otros parientes extintos del Homo sapiens. Su antecesor sería nada menos que el muy primitivo Homo erectus, por lo que se habrían separado probablemente hace más de un millón de años de la línea evolutiva de los humanos actuales.A pesar de eso, los hobbit evolucionaron por separado y habitaron esa isla, al menos, hasta una época tan reciente (de hace 18.000 años datan los restos encontrados), que hay quien todavía se pregunta, sin base alguna, si es posible que no se hayan extinguido. También se han recordado leyendas existentes en las poblaciones actuales de la región respecto a la “gente pequeña”, que podrían referirse a estos seres.Los individuos hallados de Homo floresiensis (su nombre científico) medían menos de un metro y estaban bien proporcionados, aunque sus pies eran muy largos para su tamaño, en comparación con los humanos actuales, y además tenían algunos rasgos muy primitivos. En cuanto a los dientes, los caninos premolares presentan características primitivas, mientras que las muelas están muy evolucionadas, señalan los investigadores que han realizado el estudio, publicado en la revista Plos One. Los rasgos primitivos asocian a los hobbit al Homo erectus del Pleistoceno Inferior, afirman estos expertos indonesios, japoneses y australianos, y su dentadura, que presenta también rasgos únicos respecto a otras poblaciones, no es una réplica a menor escala de otros homínidos.Molar de gran tamaño de un denisovano, analizado por el equipo de Svante Paabo. Bence ViolaSu conclusión es que el Homo floresiensis deriva probablemente de una población asiática de Homo erectus y se vio afectada por enanismo en el cuerpo y en el cerebro en un entorno insular aislado.

Origen: Los dientes del hobbit confirman que fue una especie distinta a la nuestra | Diario Público