Posts etiquetados ‘Ciencia’

FotoCollins, junto a ingenieros de otras dos universidades estadounidenses, ha creado lo que se podría llamar una exopierna que hace el caminar más ligero y no exige un mayor consumo energético al cuerpo, de hecho, lo reduce. El artilugio, rematado en fibra de carbono, recuerda a una férula para tratar fracturas, pero en versión futurista. Con una base para apoyar la planta del pie y dos anclajes, uno para el tobillo y el otro para la rodilla, este dispositivo biomecánico mejora los andares. Una combinación de muelle y embrague aprovecha cada paso para ayudar en la caminata. Y lo hace sin ningún tipo de motor o energía externa.

El ahorro de energía es equivalente a dejar de llevar una mochila de cuatro kilos a la espalda

“El embrague es esencial para engranar el muelle solo mientras el pie está en el suelo, permitiendo almacenar y luego liberar la energía elástica. Después, automáticamente, desembraga para permitir el libre movimiento mientras el pie está en el aire”, explica Gregory Sawicki, cocreador del dispositivo y miembro del departamento conjunto de ingeniería biomédica de las universidades Estatal y Chapel Hill de Carolina del Norte.

vía Muelles y embragues para caminar más ligero ahorrando energía | Ciencia | EL PAÍS.

Un equipo de investigadores usa la cooperación descentralizada de los insectos sociales para diseñar autómatas capaces de construir estructuras complejas de forma autónoma y no jerárquica

A diferencia de las catedrales humanas, las termitas levantan sus termiteros sin necesidad de un plano general de la obra ni una jerarquía en la construcción. Y alguna de las torres de sus nidos son 500 veces más grandes que los insectos que las levantan. Inspirados en su inteligencia colectiva, unos ingenieros estadounidenses han diseñado robots capaces de construir torres, pirámides y castillos de forma descentralizada y autónoma.

Las termitas y otros insectos sociales, como abejas, avispas y hormigas, colaboran siguiendo su propia versión del piensa globalmente, actúa localmente. Son capaces de operar de forma descentralizada y reaccionando a cambios en su entorno más inmediato para construir sus nidos. Entre las primeras se han encontrado algunos termiteros catedrales con una ocupación de 1.000 m3. Es lo que el entomólogo francés Pierre-Paul Grassé llamó estigmergia, una forma de colaboración basada en unas pocas reglas implícitas (que pueden ser señales químicas como las feromonas, cambios en la temperatura o pequeñas alteraciones en el medio físico).

Siguiendo ese modelo de acción colectiva descentralizada, investigadores de dos institutos de la Universidad de Harvard han creado sus robots TERMES. Equipados con una serie de sensores para detectar su entorno o la presencia de otros robots, los ingenieros les grabaron la imagen final de la estructura que deseaban y una serie de reglas básicas de comportamiento: coger un ladrillo, detectar el hueco más próximo, escalar de uno en uno o detenerse ante la cercanía de otro robot y poco más. Mediante una serie de algoritmos, ellos solos pudieron levantar varias estructuras estables y sin que aquello degenerara en un atasco de robots.

Leer más en: Robots inspirados en las termitas levantan castillos sin necesidad de plano ni capataz | Materia.

“‘El enemigo de la ciencia no es la religión. Esta adopta formas y configuraciones infinitas, hay una multitud de fieles con el espíritu abierto que solo guardan cietos elementos de su fe y no tiene ninguna disputa con la ciencia. El verdadero enemigo es que el dogma sustituya al pensamiento, a la reflexión y a la curiosidad.”

Lo que hace mejor la ciencia es incitar a la competencia de las ideas. Es la instigadora de una cierta selección natural donde solo las ideas más viables sobreviven y se reproducen. … En comparación, la religión es estática. Cambia cuando la sociedad cambia, raramente por que alguien ha presentado evidencias

Si la fe conduce, a algunas personas, a comprar en bloque un paquete de mitos y de valores sin hacer muchas preguntas, los científicos lo hacen marginalmente mejor. Nosotros también, compramos una cierta visión del mundo sin ejercer nuestro juicio crítico sobre cada unos de sus postulados implícitos, y y con frecuencia hacemos caso omiso a los datos que no concuerdan.  

“El pionero de la neurociencia Michael Gazzaniga se queja en una entrevista reciente:

Las personas y las ideas que «han llegado antes» tienen un profundo efecto inhibitorio sobre las ideas nuevas. Que todavía cuentan su historia al tiempo que las nuevas observaciones deben luchar duramente desde abajo. El saber humano progresa de entierro en entierro: esta vieja fórmula es bien cierta 

Soy extremadamente escéptico sobre la pureza moral de la ciencia, y creo que su rol no debería ser nunca superior a la de servidora de la moral