Posts etiquetados ‘Cladograma homínido’

FotoHasta ahora, la película que cuenta los orígenes de la humanidad tenía un primer protagonista clarísimo. Antes de que hubiese humanos sobre la faz de la tierra, existieron los australopitecos, monos con cerebro de chimpancé que andaban erguidos y apenas superaban el metro de estatura. Entre todos ellos destaca Lucy, la australopiteca que vivió hace entre tres y cuatro millones de años en Etiopía y que es el supuesto ancestro de todos los miembros del género humano, incluidos los Homo sapiens.

Este protagonismo de Lucy (y el tronco del árbol genealógico de la humanidad) acaban de tambalearse debido a la nueva datación de los fósiles de Little Foot. Se trata de otra especie de mono erguido que vivió en Sudáfrica y que, según sus descubridores, tiene unos 3,6 millones de años, es decir, fue coetánea de Lucy y candidata a ser el primer ancestro conocido de todos los humanos.

Little Foot era una australopiteca, como Lucy, pero de una especie más grande y alta (medía algo menos de metro y medio). Tenía los hombros muy fuertes, los brazos largos y, aunque bípeda, sus pies aún estaban diseñados para colgarse de los árboles. Su nombre científico es Australopithecus prometheus.

Un mal día, Little Foot cayó en una sima y murió en lo que hoy es Sterkfontein, a 40 kilómetros de Johannesburgo. Sus restos no se localizaron hasta 1997, en la oscuridad de una cueva a más de 20 metros de profundidad y sepultados en roca. Ron Clarke, uno de sus descubridores, explica que su equipo tardó 13 años en separar los huesos del mineral y poder subirlos a la superficie, aún sepultados en un ataúd de sedimentos. Desde entonces han pasado tres años limpiando los fósiles y reconstruyéndolos, aunque todo ha merecido la pena: ha resultado ser el esqueleto más completo de un australopiteco. Está casi entero y, además de un brazo y una mano en articulación y los pequeños huesos del pie de los que recibe su apodo (pie pequeño en inglés), destaca su espectacular cráneo.

vía ‘Little Foot’, la nueva protagonista de la evolución humana | Ciencia | EL PAÍS.

genes, pueblos y lenguasEl ADN mitrocondrial y la leyenda de la Eva africana

Las mitocondrias son orgánulos presentes en todas las células de los organismos superiores, a veces en decenas de miles, que se ocupan de la producción energética mediante los procedimientos más eficaces. Se cree que al principio eran bacterias que se unieron en simbiosis indisoluble a las células, y se reproducen independientemente del núcleo celular, aunque bajo su control. En el momento de la fecundación parece que solo la madre transmite sus mitocondrias al hijo, de modo que la transmisión es puramente matrilineal.

las mitocondrias son bacterias que empezaron a vivir en simbiosis con células de organismos superiores hace 1000 millones de años o más. Ahora la simbiosis es imprescindible para los dos: el patrón (la célula animal) y el huésped (la mitocondria).

La fecha en la que vivió esta Eva se ha calculado con arreglo al número de mutaciones que separan a los hombres de los chimpancés, por un lado, y por otro al que separa por término medio a los africanos de los no africanos. La proporción entre ambos es aproximadamente de 26. Conociendo la fecha en que los hombres se separaron de los chimpances, hace unos 5 millones de años, se obtuvo que la de la separación entre africanos y no africanos es 26 veces más pequeña o sea, 190.000 años. (Confieso que he modificado la verdadera relación numérica para no tener que dar demasiadas explicaciones bastante complicadas).

Horai et al. analizaron la secuencia completa en el cromosoma mitocondrial de tres hombres (un africano, un europeo y un japonés) y la compararon con las secuencias de cuatro primates: dos especies de chimpancé, el gorila y el orangután. Los resultados se ilustran en la figura 3. La fecha de esta Eva es de 143.000 años, con un margen de error bastante reducido.

 

 

Cladogramas: Ilustrando el parentesco evolutivo

Por: Ferney Yesyd Rodríguez

¿Qué es un cladograma?

Un cladograma es un diagrama que permite representar el parentesco evolutivo entre las especies. Este se parece a un árbol genealógico en que la base del árbol representa un antepasado común para los organismos o grupos ubicados al final de las ramas. Cuando hay una ramificación en un linaje esta se representa con una nueva rama. Todos los descendientes de esta nueva rama comparten un mismo ancestro y están más cercanos entre si que con los descendientes de otras ramas. Cada cladograma por representar las relaciones evolutivas entre un grupo de seres vivos se considera una teoría científica.

cladogramas_clado01.jpg

 

Leer más en: Cladogramas: Ilustrando el parentesco evolutivo – Sin Dioses : Ciencias de los Orígenes.

El tercer chimpancéel de Neanderthal es el primer ser humano que ha dejado huellas inequívocas del empleo habitual del fuego. Asimismo, es posible que fuera el primero en adoptar la costumbre de enterrar a sus muertos; este punto, no obstante, está sujeto a debate, … Por último, el hombre de Neanderthal fue el primero en prestar cuidados a los enfermos y a los ancianos de su especie.” pág. 69

El tercer chimpancéla aparición del Homo sapiens no debe considerarse un acontecimiento señalado. Todavía tendrían que pasar cientos de miles de años para que surgieran las pinturas rupestres, las casas, los arcos y las flechas. Los utensilios de piedra continuaron siendo tan rudimentarios como los que el Homo erectus venía construyendo desde hacía casi un millón de años. … el único hecho digno de considerarse un gran avance fue posiblemente el dominio del fuego..” pág. 59

El tercer chimpancéEl antecesor común de los humanos, los chimpancés y los gorilas habitó en África, continente en el que aún están confinados los chimpancés y los gorilas, y donde el ser humano también lo estuvo durante millones de años. En un principio nuestros antepasados habrían sido clasificados como una especie más entre los simios, pero una secuencia de tres cambios nos impulsó en dirección a la humanidad plenamente desarrollada. El primero de los cambios se produjo  aproximadamente hace cuatro millones de años; la estructura de las extremidades de nuestros ancestros, observable en los fósiles conservados, demuestra que a la sazón ya habían adoptado la postura erecta como modo habitual de locomoción. … La postura erecta liberó las extremidades anteriores para poder dedicarlas a otros propósitos, entre los cuales la construcción de herramientas resultó ser el principal. El segundo cambio tuvo lugar hace unos tres millones de años, cuando nuestro linaje se dividió al menos en dos especies diferentes. … todos los humanos actuales pertenecen a la misma especie.

Sin embargo, en el pasado hubo quizás dos ocasiones en que el linaje humano se dividió en dos especies tan diferentes como pueden ser los lobos y los coyotes. … La primera ocasión tuvo lugar hace unos tres millones de años, cuando el linaje humano se dividió en dos: … Austrolopitecus robustus (es decir «simio meridional robusto») … Austrulopitecus africanus («el simio meridional de África»). Este último-simio evolucionó hasta dar lugar a otro tipo de homínido con el cerebro de mayor tamaño que se conoce por el nombre de Homo habilis («hombre hábil») ... hasta un punto que parece indicar otra división de nuestro linaje, la cual habría dado lugar a dos especies de tipo habilis: el Homo habilis propiamente dicho y un misterioso «tercer hombre». Vemos, por tanto que hace dos millones de años había cuando menos dos, y posiblemente hasta tres, especies de seres protohumanos.

El tercer y último de los grandes cambios que convirtieron a nuestros ancestros en seres más semejantes a los humanos y más alejados de los simios fue el empleo habitual de herramientas de piedra.” pág. 55 – 56