Posts etiquetados ‘Contacto sexual’

APEGO A LAS PAREJAS

Aunque a veces damos por sentado que se trata de un patrón único que caracteriza a los seres humanos, lo cierto es que el apego a largo plazo a una pareja se halla en un 3% de todos los mamíferos, incluidos los castores, los marmosetas, los macacos tití, los gibones, el ratón de patas blancas, los ratones de campo y el ratón de los pinos. Sin embargo, la mayoría de mamíferos, aunque sean sociales, son promiscuos o estacionales en sus pautas de emparejamiento. Una proporción mucho más elevada de aves (cerca del 90%) sienten una fuerte preferencia por su pareja y mantienen relaciones a largo plazo. Nuestros parientes vivos más cercanos (los chimpancés y los bonobos) no establecen relaciones de pareja a largo plazo, y lo mismo ocurre en la mayoría de roedores y monos.

El apego a largo plazo a una pareja es una forma altamente significativa de sociabilidad: amamos al otro, queremos emparejarnos con él, estar juntos, verle prosperar y cuidarlo. Nos entristecemos durante la separación o cuando nuestra pareja está herida o amenazada. Cuando una pareja fallece, el miembro superviviente se deprime y a veces le cuesta mucho recuperrse de esa tristeza. Sin embargo, el apego a una pareja no implica exclusividad sexual —tal y como revelan estudios genéticos en roedores y humanos—, lo cual podría estar relacionado con la diversidad genética, tal y como sugieren los estudios sobre el topo común (que tiene el evocador nombre científico de Cryptomys hottentotus hottentotus)”

LOS MECANISMOS DEL APEGO A LA PAREJA

Desde hace poco sabemos que la dopamina desempeña una función en el afecto entre las parejas y en la conducta paternal/maternal. Se necesita tener acceso a los receptores de dopamina D2 para formar un vínculo afectivo de pareja, mientras que la activación de los receptores de dopamina D1 bloquean ese mismo vínculo. Después de la formación del vínculo, los receptores de D1 se regulan al alza, impidiendo así la formación de un segundo vínculo. Para que la dopamina funcione en los emparejamientos, sus receptores D2 tienen que estar situados cerca de los receptores de la OXT en las mismas neuronas del sistema de recompensas;

Anuncios

el gen egoístaTanto los espermatozoides como los óvulos son las únicas entre todas nuestras células que en lugar de contener 46 cromosomas contienen solamente 23. Es decir, por supuesto, que contienen la mitad exacta de 46 —¡algo muy conveniente cuando se fusionan en la fertilización sexual para fabricar un nuevo individuo!

De tal manera que cada espermatozoide creado por un individuo es único, aun cuando todos sus espermatozoides reúnan sus 23 cromosomas de trocitos del mismo juego de 46 cromosomas. Los óvulos son hechos de manera similar y también ellos, todos y cada uno de ellos, son únicos.

Un gen es definido como una porción de material cromosómico que, potencialmente, permanece durante suficientes generaciones para servir de unidad de selección natural. Según lo explicado en capítulos anteriores, un gen es un replicador con una alta fidelidad de copia. Fidelidad de copia es otra forma de decir longevidad-en-forma-de-copia, y me limitaré a abreviar todo ello con el término longevidad.

El promedio de una unidad genética puede ser expresado adecuadamente en termino de generaciones, que a su vez pueden convertirse en años. Si consideramos un cromosoma total como nuestra unidad genética, veremos que la historia de su vida dura solamente una generación. Supongamos que se trata de un cromosoma 8a, heredado de tu padre. Fue creado dentro de uno de los testículos de tu padre, poco tiempo de que tu fueras concebido. Nunca había existido antes en toda la historia del universo. Fue creado mediante el proceso de intercambio meiótico, fabricado por pedazos de cromosomas de tu abuela paterna y de tu abuelo paterno. Fue puesto dentro de un espermatozoide determinado y fue único.. El espermatozoide era uno entre varios millones, una vasta flota de pequeños navíos que navegaron juntos hacia el interior de tu madre. Este espermatozoide en especial (a menos  que seas un gemelo no idéntico) fue el único de la flotilla que llegó  a puerto en uno de los óvulos de tumadre: y es por ello que tú existes. La unidad genética que estamos considerando, tu cromosoma 8a, se puso a hacer copias de si mismo junto al resto de tu material genético. Ahora existe de manera duplicada, en todo tu cuerpo. Pero cuando tú, a tu vez, tengas hijos, este cromosoma será destruido al fabricar tus óvulos (o espermatozoides). Pedazos de él serán intercambiados con pedazos de tu cromosoma materno número 8b. En cada una de las células sexuales se creará un nuevo cromosoma número 8, quizá «mejor» que el anterior, quizá «peor», pero, exceptuando una coincidencia bastante improbable, definitivamente diferente, definitivamente único. La duración máxima de la vida de un cromosoma es de una generación.

Las pequeñas subunidades que componen la unidad genética que estamos analizando bien puede ser que existieran desde mucho tiempo atrás… El momento de su creación pudo haber ocurrido en fecha bastante reciente, digamos es uno de tus abuelos. Pero si consideramos una unidad genética muy pequeña, en un antepasado bastante más lejano, quizás un predecesor pehumano con apariencia de mono.

” p. 34-35,37-39

el gen egoísta  Los genes sí controlan indirectamente la fabricación de los cuerpos y la influencia sigue estrictamente un camino: las características adquiridas no son hereditarias. No importa cuántos conocimientos y cuánta sabiduría se adquiera durante una vida, nada pasará a los hijos por medios genéticos. Cada nueva generación empieza desde el principio. Un cuerpo es el medio empleado por los genes para preservar los genes inalterados.

La reproducción sexual tiene el efecto de mezclar y revolver los genes. Ello significa que cualquier cuerpo de un determinado individuo es solo un vehículo temporal para una combinación de genes de breve duración. La combinación de genes que es cualquier individuo puede ser de corta vida pero los genes mismos son, potencialmente, de larga vida. Sus caminos se cruzan y vuelven a cruzar constantemente a través de las generaciones.” p. 30, 32

“El sexo prematrimonial sigue siendo una parte idílica de estilo de vida de los isleños trobiandeses” Eric Lafforgue, fotógrafo.
“Los Trobriandeses se horrorizan de ver cómo los hombres blancos se revuelcan sobre el cuerpo de las mujeres. Un hombre solo eyacula una vez que la mujer conoce un primer orgasmo. La rapidez del acto sexual de los blancos los hacen pasar por idiotas o gente sin educación.”Bronislaw Malinowski, antropólogo.

El fotógrafo Eric Lafforgue visitó con su cámara y sus ganas de aprender lasIslas Trobiand, que se encuentran en el Mar de Salomón y son oficialmente parte de Papúa Nueva Guinea.

Algunas de las pecualiaridades culturales que más le sorprendió son la actitudtolerante hacia el sexo y a los amantes; y la solución de conflictos y el desfogue a través del cricket.

La sociedad Trobiand es matrilineal, el sistema de descendencia se define por la línea materna. Los hijos de los varones quedan adscritos a la familia de la madre, en este caso el hermano de la madre.

Según Lafforgue, las chicas aprenden acerca de la anticoncepción muy temprano y lavirginidad no tiene ningún valor en absoluto. Si una chica se queda embarazada, su familia mantiene al bebé, ya que, según la creencia tradicional local, los hombres sólo ayudan a abrirse a la mujer para el embarazo, pero el verdadero padre es un Baloma o espíritu “No hay vínculo entre el sexo y el embarazo”. Por eso, “las relaciones entre las parejas casadas no tienen mucho en común con lo que sucede en Europa: aquí (en las islas Trobriand) el hombre es el que debe dar regalos a su esposa por la relación.”

La mayoría de las aldeas tienen una choza especial llamado bukumatula que se utiliza paraencuentros extramaritales. “Los isleños Trobiand tienen un enfoque relajado para el sexo antes e incluso después del matrimonio”  “A pesar del hecho de que el VIH y el SIDA se propaga rápidamente a través de la población de la isla, el sexo prematrimonial sigue siendo una parte idílica de estilo de vida de los isleños”. Los habitantes lo llaman “la enfermedad sin medicina”. “La educación occidental cambió el punto de vista de algunos isleños, pero no todos ellos”, continúa Lafforgue.

Tampoco sus costumbres románticas se parecen en nada a las nuestras: consideran la piel blanca y el pelo rubio, feo. “Las costumbres románticas de los isleños de Trobriand no se extienden a los forasteros”. ” Los lugareños son gente muy orgullosa y valoran sus líneas genéticas”

 

Leer más en Una antropóloga en la luna: blog de antropología.: La sexualidad igualitaria: Las Islas Trobiand..

Una idea tiñe nuestra visión moderna de las relaciones: que hombres y mujeres siempre hemos formado parejas con relaciones sexuales exclusivas. Pero antes del surgimiento de la agricultura, los seres humanos en realidad pueden haber sido bastante promiscuos. El escritor Christopher Ryan nos guía por la evidencia controvertida de que los seres humanos somos omnívoros sexuales por naturaleza, con la esperanza de que una comprensión más matizada pueda poner fin a la discriminación, la vergüenza y las expectativas poco realistas que matan las relaciones.

 Madrid 1 ABR 2014 – 20:05 CET

La mayoría de los paleontólogos creían hasta hace poco que los neandertales y los humanos modernos eran dos especies aisladas desde 500.000 años atrás. La secuenciación del genoma del neandertal a partir de huesos fósiles les ha desmentido: hubo cruces hace solo 40.000 años en Europa y Oriente Próximo. Pero los últimos datos van mucho más allá al revelar que esos cruces fueron más que el sueño de una noche de verano, porque pasaron a los europeos genes importantes para el metabolismo de la grasa.

La novedad no es que los neandertales se cruzaran con nuestros ancestros, los primerosHomo sapiens que salieron de África hace tal vez 50.000 años (los neandertales llevaban en Europa cientos de miles de años). Es cierto que esta idea resultaba una herejía para muchos paleontólogos hace solo unos años, pero los datos parecen haber doblegado ya sus resistencias.

La novedad es que los genes que nos pasaron los neandertales durante esos contactos ocasionales han resultado ser importantes para la adaptación del Homo sapiens, aquel recién salido de África, a los entornos fríos del recién deshelado continente europeo. En botánica, esto se llama vigor híbrido: una ventaja en los hijos mestizos que no posee ni su madre ni su padre. Un premio genético a la falta de prejuicios raciales.

Leer más en: La herencia contra el frío del neandertal | Sociedad | EL PAÍS.

Traducción automática con translate.google

 

¿Qué pueden hacer nuestros primos cercanos de primates que enseñarnos sobre el sexo?

Publicado el 15 de febrero 2012 por Christopher Ryan en Sex at Dawn

Hace unos días, la encantadora Cara de Santa Maria, el neurocientífico sexy y editora de The Huffington Post, me preguntó si podía venir con siete cosas que podríamos aprender sobre el amor de los bonobos, para el día de San Valentín pieza. Aquí está el enlace a la ubicación original, Con más de 160 comentarios hasta el momento.

 

Christopher Ryan una de las voces más frescas en el movimiento científico moderno para descifrar el misterio de la humana la sexualidad . Su libro, Sexo En El Amanecer, Bustos muchos de los mitos que rodean a la evolución sexual humana, basados ​​en la evidencia contextual de nuestros antepasados ​​homínidos, así como nuestros parientes vivos, a saber, los grandes simios.

 

Hemos sabido durante algún tiempo que los bonobos(Anteriormente conocido como “chimpancés pigmeos”) se encuentran entre los más sexual de todos los seres humanos que viven los animales, además de, por supuesto,. Frans de Waalellos apodado el “haz el amor, no la guerra” especie, ya que parecen resolver la mayoría de los conflictos a través de la actividad sexual. Así, parecía natural que le pido Dr. Ryan, “sexpert” preeminente para darnos algunos consejos de amor a través de la lente de estas magníficas criaturas. A partir de ellos, podemos aprender una cosa o dos – o siete.

 

Así, sin más preámbulos, aquí hay siete cosas que podemos aprender sobre el amor de los bonobos, según lo descrito por el Dr. Christopher Ryan:

 

1. Más sexo = menos conflicto. Como el gran primatólogo Frans de Waal dijo, “Los chimpancés utilizan la violencia para conseguir sexo, mientras que los bonobos utilizan el sexo para evitar la violencia.” Mientras que los chimpancés victimizan entre sí en muchas maneras-violación, el asesinato, el infanticidio, la guerra entre los grupos-que nunca ha habido un solo caso observado de cualquiera de estas formas de agresión entre los bonobos, que son mucho más sexy que los chimpancés. Como James Prescottdemostrado en un meta-análisis de todos los datos antropológicos disponibles, la conexión entre la sexualidad menos restrictivas y menos conflictos en general es válido para las sociedades humanas también.2. El feminismo puede ser muy sexy. Cuando las mujeres están a cargo, todo el mundo vive mejor (incluidos los hombres). Mientras que los chimpancés machos corren el espectáculo, entre los bonobos, son las mujeres que tienen a su cargo, con mucha mejor calidad de vida para todos los involucrados (ver # 1).

3. La hermandad es poderosa. Aunque bonobos mujeres son un 20% más pequeñas que los machos-más o menos la misma proporción que en los chimpancés y los seres humanos-que dominan los hombres por pegado. Si un hombre pasa de la raya y acosa a una mujer, el resto de las hembras se conspirar contra él. Esta solidaridad fraternal, junto con un montón de sexo, tiende a mantener a los hombres a comportarse educadamente.

4. Los celos no es romántico. Aunque la experiencia bonobos sin duda sentimientos únicos para los unos a los otros, que no parecen preocuparse mucho acerca de cómo controlar los unos las vidas sexuales. Tampoco parecen bonobos a cotillear habladores …

5. Hay promesa en la promiscuidad. Todas las relaciones sexuales ocasionales entre los bonobos es sin duda una gran parte de lo que les ha convertido entre los más inteligentes de todos los primates. Hasta que los seres humanos llegaron y complicado las cosas para ellos, los bonobos disfrutan de muy alta calidad de vida, bajo estrés , y un montón de interacción social en hamacas. De hecho, de las muchas especies de primates sociales que viven en grupos sociales de múltiples machos, ni una sola especie es sexualmente monógama. Cada uno de los mamíferos más inteligentes – podría decirse que los humanos, los chimpancés, los bonobos y los delfines es promiscua.

Leer más en: 7 Things Bonobos puede enseñarnos sobre Amor y Sexo | Psychology Today.